top of page
Buscar

Calvillo, Pueblo Mágico en Aguascalientes, que huele a guayaba



Calvillo es uno de los 11 municipios del estado mexicano de Aguascalientes y se encuentra dentro de la provincia de la Sierra Madre Occidental; está cerca del punto donde se unen Jalisco, Aguascalientes y Zacatecas. Se dice que este poblado nació por una necesidad religiosa, puesto que, en el siglo XVII, a los lugareños les faltaba una congregación. Fue así que el arzobispo de la, hoy, ciudad de Guadalajara autorizó que se construyera una iglesia: la Parroquia del Señor del Salitre.


El nombre de Calvillo le fue puesto en honor de su benefactor, José Calvillo, quien era dueño de la Hacienda San Nicolás. En 1771, él hizo una donación de su terreno, para que terminara de fundarse el pueblo. Fue en noviembre de 2012 cuando recibió su nombramiento como Pueblo Mágico, por la Secretaría de Turismo.


Calvillo es un pueblo que se caracteriza por sus tradiciones y por ser “la capital mundial de la guayaba”. Al ser este fruto tan popular en la zona y por su tan dulce sabor, los pobladores lo ocupan para realizar distintas recetas tanto dulces como saladas, las cuales van desde el mole, postres, el pan y, de manera inusual, hasta la pizza y la cerveza.


Sin embargo, no todo en su gastronomía se trata de esta deliciosa fruta, también, se puede encontrar una gran variedad de quesos, platillos hechos con pescados y mariscos, además de los tradicionales chamucos (un pan dulce de canela) y las empanadas, sin olvidar que, ahí, se prepara una riquísima birria, con su consomé.


Este pueblo se puede recorrer a pie o en el famoso Guayequito, un tranvía que se encuentra en la plaza principal, prácticamente, frente a la Presidencia Municipal. Entre las rutas que se pueden escoger, hay dos principales: la de las Cantinas y la del Artista. La primera, como nos lo anticipa el nombre, lleva al visitante a varios bares donde puede tomar una bebida en cada establecimiento; la segunda es un recorrido por las calles del centro histórico donde se pueden apreciar 15 pinturas que tratan sobre la historia y las leyendas del lugar.



Plaza Principal. Foto: Luis Alvaz vía Wikimedia Commons

El centro histórico es, también, un buen punto de partida para conocer Calvillo. Ahí, se puede visitar la plaza principal, que data de 1778, y el Palacio Municipal, el cual fue construido en 1924. Éste cuenta con un par de murales que narran la fundación del municipio. Del otro lado de la plaza, se puede ver una casona del siglo XIX; ésta es la Casa de la Cultura, cuyo interior posee un patio central hecho de arquería de cantera rosa, en donde suelen presentarse exposiciones artísticas. Dicho edificio está calificado como patrimonio histórico.



Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Foto: Luis Alvaz vía Wikimedia Commons

El Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe es otro lugar representativo de este Pueblo Mágico, pues es uno de los templos más bonitos del estado. Su fachada, de estilo neogótico, cubierta de cantera, sumado a sus dos torres, recuerda las catedrales europeas. Esta belleza arquitectónica data de 1767 y se sitúa en las faldas de la Sierra de Laurel. En su interior, se puede ver el retablo principal, cubierto por la hoja de oro, y sus muros y techos están adornados con frescos y estampados, que le dan una decoración única; mientras que, en el centro, se vislumbra una bella imagen de la Virgen de Guadalupe.



Parroquia del Señor del Salitre. Foto: Luis Alvaz vía Wikimedia Commons

Tampoco puede faltar la visita a la Parroquia del Señor del Salitre, la cual mencionamos al inicio y que es importante porque es el templo principal de Calvillo. Su construcción inició en 1772 y continuó hasta 1821. Sus tres naves simbolizan a la Santísima Trinidad, mientras que la enorme cúpula hace referencia a la unión entre ellas, y sus pinturas escenifican la vida de San José. En su interior, se pueden apreciar los pisos de madera, que han sido conservados, y el altar, revestido de dorado.


Además, la capilla muestra la devoción que se le tiene al Señor del Salitre, quien es considerado sumamente milagroso. Cuenta la leyenda que, en una comunidad cercana al actual Calvillo, el Señor del Salitre se apareció antes de la fundación de la ciudad. Se relata que una pareja de ancianos recibió, en su hogar, a unos jóvenes viajeros que estaban pidiendo posada. Los invitados miraron la colección de imágenes religiosas de los dueños de la casa y les pidieron un bloque de madera y una mesa. A la mañana siguiente, cuando la pareja despertó, sus huéspedes ya no estaban, pero habían dejado la figura del Señor del Salitre, la misma que, ahora, está en la iglesia. Esta parroquia ha sido declarada como parte del Patrimonio del Estado, por la Unesco.


Para comprar artesanías, hay varios lugares que ofrecen obras de arte elaboradas por las manos de los calvillenses. Por ejemplo, está la Casa del Artesano, que es un recinto de 500 metros cuadrados, donde se pueden encontrar todo tipo de prendas, así como piezas de piedras preciosas, como lo es el ágata de fuego. En La Labor y en La Panadera, localidades del municipio de Calvillo, hay una gran diversidad de diseños de deshilados y bordados, así como trabajos de filigranas, rebozos, vestidos, blusas y más. Es importante mencionar que la técnica del deshilado, con la que está hecha la mayoría de las prendas típicas de la región, es una práctica considerada Patrimonio Cultural del Estado.



Presa Malpaso

De igual manera, el Antiguo Parián, que es una serie de elegantes arcos, aloja una docena de locales comerciales. También, está la Avenida Juárez, en la que se pueden comer exquisitos platillos típicos de Aguascalientes. Además, en el Andador Centenario, hay varios establecimientos donde es posible comprar bellas piezas artesanales, bisutería orgánica y artículos tallados en piedra y madera; desde este andador, se puede llegar al Mercado Gastronómico y de Artesanías, otro sitio para satisfacer el paladar y comprar arte popular.


Por otro lado, quien visita Calvillo no se puede retirar sin conocer una huerta de guayabas, pues éstas son, sin lugar a dudas, las más dulces del mundo. Una recomendación es Frutland, un negocio familiar en el que, además de cultivar estas frutas, se hacen dulces con ella y las personas pueden participar en los procesos de la elaboración. También, es imperdible probar uno de los licores hechos a base de guayaba.


Para quienes son más aventureros, Calvillo ofrece varias opciones, como la Presa de Malpaso, la cual está situada en la Sierra de Laurel y que, desde los años 20, ha sido considerada como un lugar idóneo para vacacionar. Aquí, se puede dar un paseo en lancha, que recorre La Boquilla y el Puente Trigo, ambos lugares, con grandes atractivos naturales y maravillosas vistas panorámicas. También, se puede realizar ciclismo de montaña y actividades deportivas, o se puede alquilar una de las cabañas para hospedarse y así degustar la oferta gastronómica a base de pescados y mariscos, pues hay un restaurante con invernadero.


En la Sierra del Sol, se puede visitar la cascada el Garruño, donde se puede realizar senderismo, ciclismo de montaña y/o acampar. Aunque, también, cuenta con cabañas y un restaurante; todo, rodeado de peñascos y una vegetación hermosa. De igual manera, la Presa de la Codorniz es un lugar ideal para practicar la pesca deportiva y rentar botes para dar un paseo; los restaurantes que se encuentran alrededor tienen, como especialidad, platillos con pescados y mariscos. Y, en las Cabañas Sierra Escondida, que se hallan en la Ciénega de Quijas, se puede hacer rapel, escalada, ciclismo y tirolesa, así como ver las estrellas mientras se acampa.


Sin lugar a dudas, Calvillo es un pueblo que tiene mucho para ver y probar; por algo, es un Pueblito Mágico.







Comentários


bottom of page