top of page
Buscar

El perfil de farmacéutico



En materia del cuidado y preservación de la salud de las personas, las farmacias desempeñan un papel esencial, al ser las proveedoras de medicamentos, productos de higiene o curación, entre otros insumos sanitarios. Lógicamente, éstas no funcionan por sí solas, por lo que la gente que labora en ellas es igual de importante, desde quienes se encargan de la administración hasta las personas que las atienden. Estas últimas son especiales, porque, de alguna manera, son la imagen de la farmacia, son quienes tienen el contacto directo con los clientes-pacientes, y quienes crean un vínculo con ellos, al entender su necesidad y brindarles la información y atención que requieren.


Con el fin de ayudarlo a que su farmacia opere correctamente, a continuación, hablaremos sobre el personal de farmacia, especificando los roles y funciones de cada puesto.


Antes de adentrarnos formalmente en el tema, es preciso aclarar que existen dos tipos de farmacias:


  • Farmacia con aviso de funcionamiento: Es aquella que no comercializa medicamentos controlados, psicotrópicos, estupefacientes o productos biológicos.


  • Farmacia con licencia sanitaria: Contrario a la anterior, sí maneja fármacos controlados, psicotrópicos, estupefacientes o productos biológicos.


Ahora bien, independientemente del tipo del que se trate, hay tres perfiles indispensables con los que toda farmacia debe contar: responsable sanitario, dispensador y contador con enfoque financiero. Nosotros nos enfocaremos en los dos primeros.


Responsable sanitario


De acuerdo con la Farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos (FEUM), según la definición expresada en la sexta edición del Suplemento para establecimientos dedicados a la venta y suministro de medicamentos y demás insumos para la salud, el responsable sanitario es la persona que ocupa el mayor nivel jerárquico del área técnica; es quien responde ante la autoridad sanitaria correspondiente acerca de la pureza, identidad y seguridad de los medicamentos u otros insumos para la salud durante el tiempo que permanecen en el establecimiento.


En el caso de las farmacias con aviso de funcionamiento, el responsable sanitario puede ser el mismo propietario de la farmacia, y sus funciones incluyen las siguientes:


- Revisión, aprobación y aplicación de los Procedimientos Normalizados de Operación (PNO), actualizándolos constantemente de acuerdo con las normatividades vigentes de las instituciones sanitarias oficiales.

- Asegurarse de contar con todos los documentos legales sanitarios requeridos, según el giro del establecimiento y sus líneas de actividad.

- Supervisar que el personal a su cargo, que maneja directamente los productos para la salud, desempeñe sus labores correctamente y aplique y conozca los PNO.

- Brindar capacitación constante en diversos temas o prácticas a su personal subordinado.

- Asegurarse de que el establecimiento tenga la infraestructura y equipo necesarios, en óptimas condiciones de calidad y funcionamiento. Asimismo, supervisar que tanto éstos como todo el lugar gocen de un buen mantenimiento y limpieza.


Para las farmacias con licencia sanitaria, el responsable sanitario debe ser un profesional de una de las siguientes carreras, que cuente con título y cédula:


  • Química farmacéutico-biológica

  • Química farmacéutico-industrial

  • Química industrial o médica


Entre sus actividades, además de las anteriores, se encarga de:


- Atender las visitas de inspección que realizan las autoridades sanitarias.

- Conocer y asegurarse de aplicar las disposiciones sanitarias vigentes y los lineamientos indicados en los medios de divulgación de la FEUM.

- Supervisar el correcto resguardo o archivo de las recetas surtidas que así lo requieran.

- Asegurarse de adquirir medicamentos y demás productos para la salud que procedan de proveedores confiables y legalmente establecidos, es decir, que cuenten con un aviso de funcionamiento y/o con licencia sanitaria para la comercialización de los mismos. De igual forma, verificar que los fármacos vengan y se mantengan en buen estado, y que cuenten con registro sanitario y caducidad vigentes.


Dispensadores

Son todas aquellas personas que están frente al mostrador, que reciben al cliente-paciente y que se encargan de entregarle los medicamentos que pide. Parece una tarea sencilla, pero requiere de ciertas cualidades y conocimientos para llevar a cabo esta importante labor. Y es que proporcionar un producto médico al comprador va más allá de esa simple acción; implica un acercamiento amable y sensible con el paciente, para conocer su verdadera necesidad y, así, poderle ayudar, resolviéndole sus dudas o explicándole los detalles sobre el fármaco que solicita.


En cuanto a escolaridad o nivel de estudios, la FEUM indica que, para laborar como dispensadores de medicamentos, las personas deben tener la preparatoria concluida, con un certificado que lo acredite; además, al tratarse de un puesto que está en relación con la salud, deben aprobar y tener constancia del curso de buenas prácticas de dispensación de medicamentos y demás insumos para la salud, que exige la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).


Adicional a estos requisitos, el dispensador de medicamentos debe tener una excelente actitud de servicio, que implica ser cortés y paciente con los clientes; saber leer e interpretar las recetas médicas y el protocolo respecto a ellas; y conocer los tipos de medicamentos, sus nombres, agentes activos, sus presentaciones, dosis y gramajes, modo de administración, etcétera.


La FEUM indica que los dispensadores no tienen permitido dar información o asesoría de salud al público y, siempre, deben portar ropa limpia, gafete de identificación y el equipo o indumentaria de seguridad correspondiente a sus funciones.



Sobre el curso de buenas prácticas de dispensación de medicamentos
La Secretaría de la Salud, en conjunto con la Cofepris, pone a disposición de aquellos que quieran certificarse como dispensadores de medicamentos, el Sistema Integral de Capacitación en Dispensación (Sicad), que es una plataforma en línea en la que se puede tomar el curso en cuestión y obtener la constancia de aprobación.
El curso es un video que contiene toda la información que la persona necesita saber para desempeñar sus labores como dispensador de farmacia. Al término de la presentación, se debe contestar el examen, ahí mismo en la plataforma; y una vez aprobado éste, se podrá descargar la constancia oficial. Lo ideal es que se realice una actualización de conocimientos cada año.

Σχόλια


bottom of page