top of page
Buscar

Entendiendo conceptos básicos sobre ecología



Al hablar del cuidado del medio ambiente, es común utilizar ciertas palabras, como ‘sustentable’, ‘reciclable’ y ‘biodegradable’, que, a su vez, suelen tomarse como sinónimos de otros términos, como ‘sostenible’, ‘reutilizable’ y ‘compostable’, respectivamente. Sin embargo, aunque las diferencias puedan ser mínimas, lo cierto es que son conceptos distintos, por lo que es importante tener claro a qué se refiere cada uno de ellos, para que la comunicación y la información acerca de todo lo relacionado con la ecología sean precisas y efectivas, y también, para que sepamos cómo darles un tratamiento adecuado a los diversos productos con ciertas características.


Sustentable vs. sostenible

La línea que diferencia a estas dos palabras es muy tenue, lo que facilita su uso indistinto; y aunque, a nivel comunicativo en general, se entiende la idea, es mejor utilizarlas lo más correcto que se pueda.


Por un lado, ‘sustentable’ tiene que ver con la argumentación; es decir, algo que se puede explicar con razones o evidencias. En términos de ecología, se refiere a las acciones en sí mismas que se hacen para preservar, proteger y renovar los recursos naturales, teniendo como base la premisa de no consumir más de lo que se necesita o de lo que la naturaleza da para todos.


Sostenible’, por su parte, también busca la salvaguarda y recuperación del medio ambiente, los ecosistemas y los recursos; sin embargo, en el proceso, ya involucra los intereses y necesidades de otros ámbitos, como el social, el cultural y el económico, de modo que se beneficien todos.


Cuando se habla de un ‘desarrollo sostenible’, se hace referencia a un plan integral en el que participan y conviven aquellos otros factores que forman parte de la vida humana, en el que se pretende proporcionar soluciones a favor de la madre tierra, pero considerando que todas las demás partes también se beneficien o estén conformes. El sitio de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, del gobierno de México, lo resume de la siguiente forma: “Es soportable en lo ecológico, viable en lo económico y equitativo en lo social”.


Biodegradable vs. compostable

Ambos conceptos se refieren a la desintegración del producto, pero la diferencia radica en el tiempo y en las condiciones en las que sucede.


Entendemos ‘degradable’ como aquel material que se descompone en la naturaleza, por acción de agentes biológicos, en un cierto período; así, dependiendo de su composición, el proceso puede tardar más o menos tiempo. Esto nos lleva al concepto de ‘biodegradable’, que alude a aquellos productos que tienen un origen orgánico, con materias primas vegetales, lo que significa que su descomposición toma menos tiempo de lo normal. No obstante, para que eso se cumpla, las condiciones ambientales deben ser las adecuadas, como la temperatura, luz, humedad y la presencia de ciertos microorganismos, ya que, de lo contrario, la desintegración podría tardarse igual que un producto “regular”. Esto demuestra la importancia de separar la basura.


Por otro lado, los materiales compostables se descomponen en un entorno, precisamente, de composta, en el que también participan microorganismos y el cual es acondicionado o preparado por intervención humana, para ayudar a que el proceso sea aún más rápido. La particularidad de la composta es que, una vez descompuesto el producto, se reintegra a la tierra, transformándose en abono y aportando nutrientes.


Algunos materiales orgánicos que se pueden compostar son: hojarasca, pasto o hierba, aserrín, ceniza, cáscaras, alimentos echados a perder o con moho, o sobras de comida, o bien, estiércol, pelo o vísceras de animales. Todos estos, en vez de convertirse en simples desechos, pueden tratarse en un ambiente adecuado, para que, al final, se conviertan en composta.


Para dejar un poco más clara la diferencia, cabe resaltar que toda materia compostable es biodegradable (se descompone en la naturaleza), pero no todo lo biodegradable es compostable (que se transformará en fertilizante natural).


Reciclable vs. reutilizable

Se entiende por producto o material reciclable a aquello que puede ser reciclado, es decir, que, luego de someterse a un tratamiento específico, se convierte nuevamente en una materia prima para elaborar nuevos productos. Por ejemplo, las hojas de los cuadernos reciclados provienen de papel previamente usado o de desperdicios de cartón, que fueron procesados y manipulados para volverse a transformar en hojas utilizables. Nuevamente, puntualizamos la importancia de clasificar la basura, ya que, si una materia con la capacidad de ser reciclada no se somete al tratamiento adecuado, se quedará siendo basura y, por ende, un contaminante más, haciendo que se desaproveche su cualidad de reciclaje.


Un producto reutilizable es aquel que, antes de ser desechado por completo, puede volverse a ocupar, ya sea para el mismo fin que tenía al principio o para otro, pero sin pasar por ningún tipo de tratamiento. Por ejemplo, el envase de vidrio de la mayonesa, al terminarse ésta, puede reutilizarse como contenedor de otra cosa; o bien, una prenda que ya no usemos para vestir se puede convertir en un trapo, en material para hacer alguna manualidad o para remendar otras prendas, en juguetes o mordederas para perro, etcétera.






Comentarios


bottom of page