top of page
Buscar

Higiene del sueño


Algunas sugerencias para lograr un buen dormir



Dice, con gran sabiduría, una frase popular griega: “Buenas noches, excelentes días”.


Durante la noche, a la hora de dormir, cuando descansan cuerpo y cerebro, en el momento en el que cada uno de los órganos reposa, relajándose y reponiéndose para el nuevo día, las células se renuevan, se oxigenan y descansan, excepto cuando se padece insomnio.


El insomnio es un trastorno del sueño que afecta, aproximadamente, al 30 % de la población mundial. Este padecimiento consiste en la incapacidad o dificultad para conciliar el sueño; se manifiesta de múltiples maneras: ya sean despertares continuos durante la noche, un acortamiento en el sueño, levantarse de forma precoz o que se perciba un decremento en la calidad de éste, es decir, lapsos de sueño cortos y ligeros.


Los problemas del sueño pueden ser considerados normales si suceden de vez en cuando; sin embargo, si la alteración se repite a lo largo de quince días, se debe consultar al médico para determinar las causas.


La higiene del sueño es un término que se refiere al conjunto de hábitos y actitudes que nos permite conciliar el sueño, dormir profundamente y lograr el descanso, de modo que éste sea de calidad y reparador, permitiendo que el cuerpo y la mente se recuperen.

A continuación, le brindamos algunos consejos para dormir bien:


· Procure, en la medida de lo posible, respetar siempre el mismo horario para acostarse y levantarse.


· El ejercicio físico regular es una buena ayuda para lograr incrementar la calidad del sueño, pero hay que evitarlo, por lo menos, un par de horas antes de ir a la cama.


· Evite hacer cenas abundantes y las grasas; por el contrario, aumente la ingesta de verduras y frutas.


· Limite el consumo de bebidas que estimulen el sistema nervioso, como ciertos tés, café o bebidas alcohólicas e, incluso, la nicotina.


· Trate de que su dormitorio sea lo más confortable posible, con ventilación suficiente, oscuridad, poco ruido y sin temperaturas extremas.


· Evite, al máximo, leer, ver la televisión, escuchar música o ver su dispositivo celular al momento en el que pretenda dormir, ya que todas estas actividades pueden resultar demasiado estimulantes para iniciar el proceso del descanso.


· Procure resolver los pendientes que tenga antes de retirarse a la cama; irse a dormir con un cúmulo de asuntos por solucionar, lejos de llevarle al reposo, le traerá mayor dificultad para conciliar el sueño. Si son muchas cosas por hacer, intente relajarse y convencerse de que al día siguiente puede continuar con ellas.


· En ciertas ocasiones, beber leche tibia con un toque de azúcar o miel antes de irse a dormir da buenos resultados.


· Duerma la cantidad de horas que su cuerpo necesite según su edad. De acuerdo con la Asociación Americana del Insomnio, a mayor edad, menos horas de sueño.


Comentarios


bottom of page