top of page
Buscar

Juegos Olímpicos de París 2024 prometen ser los más sustentables




Organizar un evento, de cualquier tipo, implica dejar una huella de carbono, desperdicio de recursos y la generación de basura y otro tipo de contaminantes. Esto se multiplica a gran escala cuando se trata de eventos masivos internacionales y de varios días de duración, en los que están involucrados servicios de transporte, comida, alojamiento, iluminación, mercadotecnia, entre otros, al por mayor.


Dejando de lado lo atractivo deportivamente que resultan ser los Juegos Olímpicos, la realidad es que son un suceso que representa un alto coste para el medio ambiente, que deja una enorme huella de carbono. Desde hace tiempo, los organizadores de esta justa deportiva se hicieron conscientes de ello, por lo que, en marzo de 2020, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que, a partir de 2030 y en adelante, todos los Juegos Olímpicos, Paralímpicos y Olimpiadas de Juegos de Invierno deberán ser amigables con el planeta; además, creará un “Bosque Olímpico”, el cual ayudará al COI en su proceso por convertirse en una organización climáticamente positiva y contribuirá al proyecto de la Gran Muralla Verde, en África, respaldado por la Organización de las Naciones Unidas.


Ajustándose a ese objetivo, el Consejo de Administración de París 2024 aprobó y puso en marcha una estrategia climática para hacer de las olimpiadas de este año las más sustentables hasta el momento, alineándose totalmente con el Acuerdo Climático de París, cuyo fin es el rescate medioambiental.


Así, el compromiso olímpico de París 2024 se enfoca en tres objetivos principales: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el apoyo a proyectos en beneficio del clima y la movilización de las partes interesadas para maximizar el impacto positivo a largo plazo.

 

La Gran Muralla Verde del Sahara y de Sahel, o, simplemente, la Gran Muralla Verde, es la iniciativa insignia de África para combatir los efectos de la desertificación. El proyecto está liderado por la Unión Africana y reúne a más de 20 países. El “Bosque Olímpico” es la manera en la que el COI aportará a esta iniciativa y permitirá apoyar a las comunidades de la región de Sahel que trabajan por el uso sustentable de los bosques, pastizales y otros recursos naturales. Forma parte del gran plan de la Gran Muralla Verde, de crear un entorno de áreas verdes productivas, con el fin de mejorar la calidad y seguridad de los alimentos y de mitigar el cambio climático.


Reducción de emisiones

De acuerdo con la página oficial, este objetivo se logrará a través de una estrategia de sedes rentable y compacta (el 95 % de las sedes ya existían, o bien, se levantaron bajo el concepto de ser temporales), el uso de soluciones con bajas emisiones de carbono, el empleo de energías renovables, un plan de catering sostenible, una estrategia digital responsable, el uso de equipos temporales y el impulso de una economía circular.


Además, se tiene una política de movilidad limpia, que incluye lo siguiente:


  • El desplazamiento de los espectadores será 100 % en transporte público, en bicicleta o a pie.

  • Acceso gratuito al sistema de transporte parisino para quienes demuestren tener entradas para algún evento de los Juegos Olímpicos.

  • El funcionamiento de una flota de autobuses de cero emisiones, que dará servicio completo durante el período que dure el evento.

  • Movilidad basada en la red ferroviaria de alto rendimiento de Francia, que conecta el 85 % de las grandes ciudades de ese país con París, en menos de cuatro horas, además de conectar a dicha ciudad con las principales capitales europeas.


La Villa Olímpica, con un diseño ecológico, además de contar con edificios de bajas emisiones de carbono y el uso del 100 % de energías renovables, tendrá una política de cero desperdicios.


El hecho de que el 95 % de las sedes ya estén construidas desde el pasado o se trate de estructuras temporales ayudará a que el impacto medioambiental de cualquier edificación relacionada con la organización de esta justa deportiva sea mínimo. De igual forma, la cercanía entre las sedes contribuirá a que las emisiones se reduzcan de manera significativa; y es que el 85 % de ellas se encuentra a menos de 30 minutos de la Villa Olímpica, mientras que el Estadio Olímpico, a sólo cinco minutos, lo que significa que los tiempos de traslado de los atletas serán cortos y en vehículos de cero emisiones.


Con todo esto, el comité organizador de París 2024 estima que las emisiones de estos Juegos Olímpicos se reduzcan entre un 50 y 55 % en comparación con las ediciones anteriores.


Apoyo a proyectos de acción climática

Algo verdaderamente llamativo y sorprendente del plan de sostenibilidad del comité organizador es que se ha comprometido a compensar todas las emisiones que no pueda evitar y más. Esto lo hará a través del apoyo a proyectos de prevención y captura de CO2 en los cinco continentes, a los enfocados en la conservación y restauración de bosques y océanos –que son importantes sumideros de carbono– y a aquellos que eviten impactos negativos en el clima, lo que incluye proveer de mejores cocinas a las poblaciones que aún dependen de utensilios rudimentarios. Este plan de compensación iniciará desde este año, con la confirmación de los primeros programas de apoyo.


En este mismo sentido, París 2024 contribuirá al desarrollo de proyectos locales que ayuden a contrarrestar el cambio climático y que proporcionen otros beneficios ambientales, como la protección de la biodiversidad o la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.


Expansión de los planes sustentables

Además de todo lo anterior, París 2024 pretende ser una guía o “centro de información y apoyo” para ayudar a todas las partes interesadas en el rescate del planeta, a lograrlo, con pequeñas grandes acciones a su alcance, para disminuir sus emisiones de carbono. Para ello, compartirá herramientas y metodologías, tales como:


  • Climate Coach, una aplicación para ayudar a los empleados del torneo a reducir su huella de carbono personal y profesional.

  • La creación de una calculadora de huella de carbono personalizada, para eventos deportivos, que se pondrá a disposición del sector.

  • Un programa de ánimo a sus socios comerciales y a sus proveedores, parar aplicar criterios de sostenibilidad y neutralidad de carbono en el 100 % de las compras de los Juegos, en el marco de su estrategia de contratación responsable.


Esperamos que estos Juegos Olímpicos sirvan de parteaguas para que, en adelante, todos los eventos deportivos y de cualquier otro giro, alrededor del mundo, sean, cada vez, más amigables con el planeta, nuestro hogar.

Comments


bottom of page