top of page
Buscar

Síndrome de Asperger. Famosos que han demostrado que es sólo una condición, mas no una limitante




Estos comportamientos empiezan a manifestarse en la infancia y en la adolescencia, por lo que es común su diagnóstico en estas etapas, aunque hay casos en los que la detección se realiza a edades avanzadas.


El síndrome recibe su nombre de Hans Asperger, un pediatra vienés, quien, en 1944, describió estos patrones de conducta, los cuales estaban presentes en algunos de sus pacientes, en su mayoría, hombres. Observó que éstos tenían inteligencia y desarrollo del lenguaje normales, pero mostraban problemas en las aptitudes sociales, de coordinación y de comunicación con terceros.


A pesar de tales limitaciones, con el tratamiento y estimulación adecuados, las personas con Asperger pueden llevar una vida normal y lograr grandes metas. Incluso, para muchos, esta condición supone todo lo contrario a una desventaja. Tal es el caso de estos famosos, quienes han admitido padecer el trastorno y, aun así, se han forjado una carrera de éxitos.


Anthony Hopkins


Es famoso por su legendaria interpretación del Dr. Hannibal Lecter, en El silencio de los inocentes (1991) y sus secuelas, entre otras producciones y papeles; y por ser, hasta el momento, el intérprete de mayor edad en ganar un premio Óscar, recibiéndolo en 2021, por mejor actor, gracias su trabajo en El padre (2020). El inglés, de 84 años, reveló en 2017, que tiene Asperger y que éste le fue detectado en la adultez. Admitió que dicho diagnóstico explicaba muchos de los problemas que había tenido en su infancia, pues fue un niño solitario que sentía que no encajaba en ningún sitio; además de que, en su juventud, sufría de episodios de ira. No obstante, desde una perspectiva positiva, ha asegurado que el trastorno le ha ayudado a tener una memoria portentosa, que le facilita el aprendizaje de sus diálogos.







Dan Aykrod



Es el escritor y protagonista de la saga de Los cazafantasmas, iniciada en 1984 y cuya historia es producto de su relación con el síndrome. Se lo diagnosticaron cuando tenía 12 años, junto con el de Tourette, y de acuerdo con sus propias revelaciones, uno de sus síntomas era que sentía una obsesión por los fantasmas y la policía, lo que lo inspiró a desarrollar el argumento de las películas.










Greta Thunberg


El diagnóstico llegó cuando tenía 11 años de edad, luego de pasar por un período de depresión, en el que dejó de hablar y de comer. Esto, a raíz de que, tres años antes, había escuchado, por primera vez, sobre las consecuencias del cambio climático y no podía entender por qué el mundo estaba haciendo tan poco para detenerlo. Su inquietud la llevó a profundizar en el tema y a tomar acción, de modo que, en 2018, decidió no asistir a clases, para, en su lugar, protestar todos los días a las afueras del Palacio del Parlamento de Suecia, exigiendo que se redujeran las emisiones de carbono, con base en lo estipulado en los Acuerdos de París. La joven también padece de un mutismo selectivo, el cual le permite hablar sólo cuando es necesario; además, aunque reconoce que el Asperger la ha limitado en otras actividades, lo considera como un superpoder.


Daryl Hannah


La forma en que la actriz ha tenido que enfrentar los efectos del Asperger es un ejemplo de la desinformación de la sociedad sobre este trastorno y su poca tolerancia a las personas diferentes. Y es que la protagonista de Splash (1984) ha confesado que, durante mucho tiempo, fue señalada en los pasillos de Hollywood como “la chica rara”, por no dar entrevistas ni acudir a las ceremonias de presentación de películas, pues la fobia social que sentía se lo imposibilitaba. Incluso, muchos productores preferían no contratarla.






Susan Boyle


Saltó a la fama en 2009, a los 47 años de edad, gracias al programa de televisión británico Britain’s got talent, en el que interpretó, con una voz excepcional, el tema I dreamed a dream, del musical Los miserables. Logró llegar a la final de la edición, y aunque se quedó con el segundo lugar, su talento trascendió a escala mundial. Susan tiene un carácter retraído pero explosivo y, debido a complicaciones en su nacimiento, sufre de hipoxia; es por ello que, en su infancia, los médicos le atribuyeron sus problemas de conducta y aprendizaje a un daño cerebral de origen. Sin embargo, luego de cumplir 50 años, descubrió que, en realidad, padecía de Asperger. Al respecto, ha admitido que, ahora, entiende mejor lo que estaba mal en ella y se siente aliviada y un poco más relajada.


Courtney Love


Es conocida por ser la vocalista del grupo noventero de grunge, Hole, y la viuda de Kurt Cobain, líder de la desaparecida banda de rock, Nirvana. En su autobiografía, Dirty blonde: The diaries of Courtney Love (2006), revela que fue diagnosticada con el síndrome a los 9 años de edad, por lo que su juventud fue muy complicada, llena de conflictos familiares y constantes expulsiones de los colegios.





Satoshi Tajiri


Es un diseñador de videojuegos japonés, fundador de la empresa Game Freak y creador de la franquicia Pocket Monsters, mejor conocida como Pokémon, cuya historia trata acerca de atrapar criaturas con diferentes poderes. Para desarrollarla, se inspiró en una afición que tenía de niño: coleccionar diferentes especies de insectos. En dicho universo ficticio, ha materializado una de las principales pautas de conducta del Asperger; y es que las personas que lo padecen no pueden imaginar, sino que suelen construir realidades perfectamente estructuradas y definidas. Así es como funciona el universo de Pokémon, que posee sus propias normas y lógica, y cada uno de los personajes está muy bien identificado. Tajiri es muy reservado y no habla mucho de su padecimiento, sin embargo, no se avergüenza de él, simplemente, prefiere enfocarse en los temas que le apasionan.


Vernon L. Smith



Es un economista estadounidense, que fue galardonado en 2002, con el Premio Nobel Conmemorativo de Economía, por sus estudios en la evaluación de los mecanismos alternativos de mercado. Asimismo, recibió el doctorado honoris causa por su contribución a la economía. Sobre su Asperger, ha reconocido que le ha ayudado mucho en su trabajo y ha declarado: “Pienso que hay diferentes clases de mentes y que ciertas deficiencias mentales pueden representar ventajas selectivas. Hemos dejado atrás barreras que tienen que ver con el color de piel y otras características, pero todavía no hay suficiente reconocimiento de la diversidad mental”.





Elon Musk


El cofundador de PayPal, SpaceX y Tesla Motors, entre otras empresas, considerado el segundo hombre más rico del mundo en 2021, según el portal Statista, con un patrimonio calculado en 151 mil millones de dólares, ha sido una de las últimas personalidades en hacer público que padece el trastorno. Lo reveló el pasado 8 de mayo, en su monólogo de presentación del programa Saturday Night Live, donde bromeó acerca de ser la primera persona con Asperger en conducir el show –o al menos, la primera en admitirlo–, sobre su dificultad para hacer contacto visual con el público y de no tener la entonación adecuada para dar a entender a los demás la intención con la que se expresa.




Keanu Reeves, Bill Gates, Steven Spielberg y Tim Burton son otras celebridades a las que se les ha relacionado con el Asperger, sin embargo, no lo han confirmado públicamente ni han hecho declaraciones al respecto. Asimismo, se ha dicho que, posiblemente, Andy Warhol (1928-1987), pintor de arte pop; Charles Darwin (1809-1882) y Albert Einstein (1879-1955) hayan tenido este trastorno, llamado, por muchos, el ‘síndrome del sabio’, pues, casualmente, quienes lo padecen han destacado de forma notable en sus respectivos ámbitos, atribuyéndoles la genialidad.


Sobre estas premisas, los expertos aseguran que no se trata de talentos extraordinarios, sino de una mayor atención y disposición a un área del conocimiento. Explican que los pacientes con Asperger poseen una inteligencia equiparable a la media; y aunque admiten que hay casos superiores, un coeficiente intelectual por encima del promedio no es propio de este síndrome, pues se puede presentar, incluso, en personas que no lo padezcan.


Lo que sucede con aquellos que tienen Asperger es que, simplemente, al tener la dificultad para integrarse socialmente, se concentran en su mundo interno, enfocándose en sus intereses de una forma obsesiva, estudiándolos y dedicándose a ellos hasta límites increíbles, de modo que los resultados tienden a ser asombrosos.



Los conocimientos sobre el autismo y los trastornos del espectro autista (TEA) son jóvenes; se comenzaron a escudriñar a partir de los años 40 del siglo pasado. Uno de los mayores estudiosos del autismo fue Leo Kanner, que, en 1943, escribió Trastornos autistas del contacto afectivo, uno de los principales textos sobre los que se sustentan las definiciones modernas de tal padecimiento. Por su parte, el síndrome de Asperger comenzó a cobrar atención hasta 1981, gracias a las investigaciones de la británica Lorna Wing, quien se apoyó en las primeras observaciones de Hans Asperger, hechas en 1944. Por lo anterior, se cree que hay muchas personas, sobre todo mayores, que podrían tenerlo sin saberlo, debido a que no les fue diagnosticado en su momento por falta de información al respecto.

コメント


bottom of page