top of page
Buscar

Seis síndromes con nombres de personajes literarios





Es común que, al nombrar un descubrimiento, incluidas bacterias, virus, enfermedades y trastornos, se use el nombre o apellido de la persona responsable de dicho hallazgo. Sin embargo, hay ocasiones en las que se usan otras referencias como inspiración. Existen algunos síndromes bautizados en honor de figuras ficticias icónicas de la literatura; esto, debido a que las manifestaciones o características de dichos síndromes se asemejan a las cualidades de los personajes o de su papel en la historia en la que aparecen. Entre ellos, podemos mencionar los siguientes:



Síndrome de Alicia en el país de las Maravillas

Para entender este trastorno, tenemos que recordar dicha famosa novela de Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas, y a su protagonista. En la historia, la encantadora niña pasa por dos eventos significativos dentro de su aventura en aquella tierra fantástica: es capaz de crecer en tamaño y, también, de hacerse más pequeña. Esta situación es por la que se toma el nombre de la novela para aludir al síndrome.


Y es que las personas que padecen de este trastorno neuropsicológico tienen episodios de distorsión visual de los objetos, ya sea de tamaño, distancia o forma. Para que este fenómeno se dé, influyen la micropsia, que significa que las cosas se ven más pequeñas de lo que realmente son; la macropsia, donde los objetos se ven más grandes; la pelopsia, los objetos se ven más cerca de lo que están; y la telopsia, donde se ven más lejos de lo que en realidad están.


Se cree que Lewis Carroll padecía esta enfermedad, por lo que pudiera ser un motivo más para que este síndrome lleve por nombre el título de su famosa novela.


Síndrome de Anna Karenina

Anna Kerenina es una novela del escritor ruso León Tolstói, publicada en 1877, cuya protagonista lleva el mismo nombre. El síndrome se relaciona con ella porque la persona que lo padece es capaz de hacer cualquier cosa por la persona que siente que ama.


En la novela, Anna Kerenina abandona todo lo que considera o es importante en su vida debido, a su obsesión por el militar Vronsky: se separa de su marido, dejando así su posición social, a su hijo y la vida como la conoce, para, finalmente, lanzarse a las vías del tren.

Las personas con esta patología se caracterizan por tener una obsesión enfermiza y destructiva hacia otra persona. A veces, amar ciegamente es el primer paso para desentenderse de uno mismo, porque se cree que uno vive por el otro y pierde su individualidad. Por lo general, esas relaciones nunca terminan bien, ya que todo en exceso puede desbordar en un problema, incluso, la pasión y devoción.



Síndrome de Dorian Gray

El retrato de Dorian Gray es el nombre de la novela escrita por Oscar Wilde, y el personaje principal de ésta es el propio Dorian Gray. En la narrativa, se nos explica cómo el joven vende su alma al diablo a cambio de no envejecer nunca en apariencia; sin embargo, posee un retrato sobrenatural en el que se encierra su edad real.


Es decir, estamos hablando de un hombre tan hedonista y egocéntrico que no podía aceptar que pasara el tiempo en él y que éste afectara su cuerpo y su madurez psicológica; si bien los estragos de madurar no siempre son tan fáciles de aceptar, esto es realmente rehuir de ellos.


De igual manera, quien tiene este trastorno, el cual suele ser parte de la dismorfofobia, se obsesiona por supuestos defectos físicos y el envejecimiento. De hecho, a las personas con esta enfermedad mental, les afectan las imperfecciones mínimas en su apariencia, incluso, aquellas que no pueden ser vistas por los demás.


Síndrome de Otelo

Los celos son un sentimiento, hasta cierto, punto normal e inevitable dentro de una relación amorosa, sin embargo, cuando éstos se vuelven obsesivos y enfermizos, no hay manera de convencer a quien los padece que su pareja le es verdaderamente fiel y que no hay ningún problema. La celotipia o los celos patológicos afectan más a hombres que a mujeres, y esto es más recurrente a partir de los 30 años de edad.


Otelo, personaje principal de la novela homónima de William de Shakespeare, encaja bien con las características de este síndrome porque él mata a Desdémona, impulsado por sus celos enfermizos, a pesar de que ella le era fiel. En esta representación teatral, vemos cómo se desenvuelve una historia donde Yago, servidor y confidente de Otelo, le hace creer a éste que su esposa le es infiel, por lo que, conforme pasa el tiempo, se va convenciendo más de esta situación, incluso, sin tener pruebas reales de ello.


Los afectados por este síndrome buscan “pruebas” constantes de infidelidad y quieren controlar la vida de su pareja, ya que están totalmente convencidos de que los engañan. Este trastorno perjudica la calidad de vida de quien lo padece, pues se suele perder el tiempo en búsquedas infructíferas de evidencia que “corrobore” sus sospechas, además de las constantes peleas y acusaciones sin fundamento y faltas de lógica con sus parejas.



Síndrome de Peter Pan

La mayoría de personas conocen a Peter Pan, el niño que nunca crece y habita en el país de Nunca Jamás, donde vive un sinfín de aventuras junto con los llamados niños perdidos, hadas, piratas, sirenas y más. Una historia que, hasta el día de hoy, se cuenta mucho y que tiene ya algunas representaciones en cine.


Por tal contexto, resulta de lo más lógico que el síndrome de Peter Pan se caracterice por la inmadurez y la falta de interés en crecer, ya que se quiere seguir disfrutando de los beneficios de la niñez y la adolescencia, sin preocuparse por las responsabilidades adultas, como el trabajo, los estudios y la familia o pareja.


Las personas que tienen este síndrome suelen ser narcisistas, arrogantes e irresponsables, viven en negación, buscan extender su infancia por un largo tiempo y no evolucionan. Además, creen que están por encima de normas sociales ya establecidas. En pocas palabras, eluden el ser adultos.


Síndrome de Pickwick

Comúnmente llamado síndrome de hipoventilación por obesidad, es un trastorno respiratorio en el que la sangre tiene demasiado dióxido de carbono y poco oxígeno. Tal como dice su nombre, suele presentarse en personas con obesidad y, sin el tratamiento adecuado, puede conducir a complicaciones graves e, incluso, la muerte. Las manifestaciones son falta de aire, aletargamiento o somnolencia durante el día, mareos, fatiga extrema y dolor de cabeza. Se le conoce, también, como síndrome de Pickwick porque los síntomas son similares a los descritos en la novela Los papeles póstumos del club Pickwick, de Charles Dickens.


Estos son sólo algunos ejemplos de trastornos médicos cuyo nombre hace referencia a la literatura. Este listado es una buena oportunidad para conocer más sobre los diversos padecimientos que existen y, ¿por qué no?, para darle un vistazo a las obras literarias mencionadas.

Comments


bottom of page