top of page
Buscar

Claves para una farmacia de impacto



Hoy en día, las farmacias son un pilar importante dentro del ámbito médico y en el cuidado de la salud de cada persona, y no dejan de modernizarse y de adaptarse a las necesidades de consumo de los clientes; y es que son proveedoras de una amplia variedad de productos, que van desde medicamentos para tratar y prevenir un sinnúmero de enfermedades hasta artículos de cosmética y perfumería.


Este tipo de establecimientos es una buena opción de negocio, que puede llegar a proporcionar alta rentabilidad a sus propietarios, ya sea bajo el sistema de franquicias o como negocio independiente. Sin embargo, no todo es tan fácil como suena, sobre todo, en un mercado donde la competencia crece cada día, peleando por obtener la preferencia del consumidor, quien busca comprar productos de calidad y, al mismo tiempo, cuidar su economía.


Con el fin de ayudar al éxito y permanencia de su farmacia, le presentamos algunos consejos que le darán mayor competitividad y le permitirán atraer y retener a sus clientes.


Cuide la imagen de su farmacia


Dicen que la primera impresión jamás se olvida, y tienen mucha razón; el factor imagen es algo que impacta en los clientes, incluso, desde antes de que entren a la farmacia. Por ello, es recomendable que, en primera instancia, la fachada se vea atractiva, de modo que genere confianza; esto es, que el concreto, pintura, marquesina y puertas estén en buen estado y limpios; algún elemento de decoración podría ser un plus.


De igual manera, el interior del local debe verse y, sobre todo, estar aseado y ordenado. Es importante que los exhibidores sean llamativos; se puede, por ejemplo, mostrar las promociones y ofertas especiales, sin que se vean amontonadas. La mejor manera de verificar esto es salir del establecimiento y observar desde el exterior, como si se fuera cliente potencial. En la imagen de la farmacia, también, participa el personal, por lo que debe verse presentable, portando su bata o uniforme, así como tener una buena actitud.


Tener buen aprovechamiento del espacio


La distribución total de la farmacia debe tomar en cuenta el flujo de circulación de los clientes (la ruta que se usa desde que entran al establecimiento, compran y se retiran, y que, regularmente, es el camino más rápido hacia el mostrador principal). Si es un espacio pequeño, donde tanto el mostrador como la caja están al frente, delimitar muy bien las áreas, para evitar el desorden entre clientes.


Si se trata de una farmacia de “autoservicio”, es decir, donde el mostrador se encuentra en la parte de atrás y el área principal corresponde a los pasillos de autodispensación, éstos se deben organizar por temática (cuidado de la piel, oftalmología, material de curación, etcétera), dejando un espacio considerable entre uno y otro, para que fluya la circulación. Maneje bien la señalética (entrada, salida, cajas), procurando que sea clara y visible.


Manejo inteligente del inventario


El inventario es el elemento más importante de la farmacia, y prueba de ello es que la mayor parte del capital se invierte, precisamente, en éste. Es así que se deben revisar regularmente los productos que se tienen almacenados (esto incluye ver cantidad y fechas de caducidad) y verificar que éstos correspondan con las necesidades del cliente y del negocio. Hay que evitar hacer órdenes de compra sin moderación o adquirir grandes cantidades sólo por aprovechar descuentos, ya que no se tiene la certeza de que los productos se venderán en un plazo corto. Mantenga su farmacia surtida con los productos más demandados por su clientela, ya que un “no lo tengo” o “no lo manejo” desaniman al comprador.


Conocimiento y buena actitud

Es indispensable contar con personal especializado en el giro farmacéutico, así como con auxiliares debidamente capacitados; de esta forma, el cliente tendrá la certeza de que recibirá la atención y asesoría apropiadas. Conocer los productos es algo esencial, y demostrarlo es una condición que genera confianza. Adicionalmente, su equipo de trabajo debe contar con excelentes habilidades de comunicación y trato amistoso, que hagan al cliente sentirse seguro, comprendido y dispuesto a regresar; de lo contrario, se sentirá mal atendido y hasta muy poco valorado.


Modernización e inversión tecnológica


Los farmacias deben estar en constante modernización; para ello, deben invertir tiempo, dinero y esfuerzo. Es necesario dejar atrás los métodos tradicionales o registros manuales, para dar paso a la implementación de Tecnologías de la Información (TI) que contribuyan a generar y aumentar las ventas, ofrecer mejores servicios, tener un mayor control del inventario y del personal, generar reportes diarios, disminuir costos, comunicarse con el cliente, etcétera. Esto inicia con una página web atractiva, actualizada y fácil de navegar; también, disponer de servicio de chat para atender dudas o solicitudes, ya sea por WhatsApp u otra plataforma, así como contar con aplicaciones móviles para servicio a domicilio, y redes sociales que sirvan como complemento de la información y el apoyo al cliente.


El cliente es primero


Conocer al consumidor, sus necesidades y preferencias es un tema clave para conseguir buenas ventas. Si se conoce el entorno y el tipo de clientes que visitan la farmacia (edad, sexo, hábitos, etcétera), entonces, se puede tener una oportunidad para inferir qué productos se venderían más fácilmente, incluso, adelantarnos y estar preparados con mercancía en almacén, para dar respuesta a la demanda en determinadas épocas o bajo ciertas condiciones.


Mantenerse a la vanguardia


Actualmente, la competencia en este segmento de negocios es mucho más grande que hace algunos años, así que se debe estar a la vanguardia y contar con diferenciadores que hagan única a su farmacia. Hoy, por ejemplo, algunos establecimientos ofrecen a los clientes servicios adicionales, como la entrega a domicilio, pagos con tarjeta de débito o crédito, consultorio médico, entre otros; además de que han incluido otros productos como botanas, helados, dulces, etcétera.


Estrategias de promoción y publicidad


Nunca hay que asumir que sólo por estar allí, la gente verá y comprará. En nuestro tiempo, es vital hacer cualquier tipo de promoción y publicidad para conseguir que nuestros clientes potenciales conozcan la ubicación, servicios, ofertas y horarios de la farmacia. Recuerde que la población, sobre todo en las grandes ciudades, está en constante movimiento, así que siempre habrá nuevos vecinos que no conozcan esa información. Para esto, las redes sociales funcionan muy bien.


Si bien es cierto que estos consejos pueden ayudar a guiar una farmacia hacia el éxito, también, hay que mencionar que no existen estrategias de negocio generalizadas para conseguir este objetivo. Aquí, lo importante es encontrar una estrategia propia y adecuada según las características de cada farmacia, del entorno en el que se ubica y de los clientes que capta. Hay que aprender a aprovechar las oportunidades y tomar ventaja de todo lo que se tiene alrededor. Sobresalir y ser preferido por los clientes no es una tarea fácil, pero tampoco imposible, así que hay que conocer, buscar asesoría y convertir su negocio en “la farmacia” de la colonia.



Comments


bottom of page