top of page
Buscar

La Estatua de la Libertad llega a Estados Unidos





A través de un viaje por altamar, que partió del puerto ‘El Havre’, en Francia, este monumento, uno de los más importantes de todo el mundo, llegó a Nueva York, el 17 de junio de 1886. Se traba de un proyecto que el gobierno francés había iniciado dos décadas atrás, cuando el jurista y político Eduardo Laboulaye tuvo la brillante idea de que su país ofreciera un obsequio a Estados Unidos de Norteamérica, en conmemoración del centenario de su independencia y para afianzar la amistad entre ambas naciones.

El monumento, que viajaba en el buque francés Isère, fue recibido, con júbilo, por los estadounidenses e, inmediatamente, se procedió a su ensamblaje, el cual tardó cuatro meses.


La Estatua de la Libertad fue diseñada por el escultor Frédéric Auguste Bartholdi y su estructura interna de soporte corrió a cargo de Gustave Eiffel, quien, a su vez, delegó los trabajos de precisión a Maurice Koechlin. Por su parte, Francia y Estados Unidos convinieron que Eiffel construyera la base sobre la cual se empotraría la figura.


La efigie fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984 y es, por excelencia, el símbolo del país norteamericano.

Comments


bottom of page