top of page
Buscar

Las 30 fobias más raras del mundo

Actualizado: 28 jun 2023








Las fobias se definen como el miedo extremo, persistente e irracional hacia un objeto, situación o actividad específica. Es muy común escuchar hablar de fobia a las alturas, a las arañas, a la oscuridad o a los payasos pero existen otras tantas que llaman la atención, pues la entidad que genera el terror son cosas comunes y, en apariencia, insignificantes.


A continuación, en esta primera parte, le presentamos las 15 fobias que más nos sorprendieron y le explicamos la causa por la cual una persona puede llegar a desarrollar algunas de ellas.


Fagofobia: Se refiere al miedo a atragantarse. Quien padece este problema siente la garganta estrecha al comer, lo que le da la sensación de que la comida no podrá pasar y producir ahogamiento.


Clinofobia: Se trata del miedo de irse a dormir o acostarse en la cama. Las personas que experimentan este trastorno sufren de ansiedad pese a que entienden que su bienestar no se ve amenazado con el hecho de ir a dormir, por el contrario, es una necesidad. Por lo tanto, es muy común que los clinofóbicos padezcan de insomnio.


Dendrofobia: Se define como un miedo incontrolable hacia los árboles. Las personas que se encuentran bajo esta condición temen tanto a los árboles como a todo lo que se relaciona con ellos, como las ramas y las hojas.


Catisofobia: Es una fobia en la que persiste el miedo a sentarse o a permanecer sentados. Dicho temor afecta a aquellos que han sido rehenes o que han sufrido torturas, habiendo sido obligados a sentarse sobre clavos, objetos agudos o quemantes.


Fobofobia: Paradójicamente, es el miedo al miedo o a la angustia. De modo irónico, los pacientes sienten miedo a adquirir una fobia que merme su calidad de vida o los incapacite.

Eisoptrofobia: Se refiere al miedo a los espejos o a verse reflejados en los mismos. Sucede porque las personas odian su apariencia o simplemente por el temor de romperlos y que ello les traiga mala suerte.


Decidofobia: Es el miedo a tomar decisiones. Las personas que sufren de esta fobia, a menudo, recurren al tarot, la astrología, o bien, consultan, de manera compulsiva, a sus familiares o amigos para poder tomar decisiones importantes.


Hipopotomonstrosesquipedaliofobia: Se trata del miedo a las palabras largas. Resulta curioso e irónico que una palabra de esta extensión sea la que defina esta fobia. La característica principal de este temor es la ansiedad al momento de involucrarse en conversaciones donde se utilizan vocablos demasiado largos o desconocidos.


Hexakosioihexekontahexafobia: Se define como el miedo irracional al número 666, y se caracteriza por el rechazo a cualquier cosa relacionada directa o indirectamente con él. Esto, porque dicho número se ha asociado con el demonio.


Urofobia: La padecen las personas que tienen miedo o vergüenza de orinar en un baño que saben que es compartido.


Alektorofobia: Es el miedo a las aves de coral, principalmente gallinas, gallos y pollos vivos; aunque se hace extensivo a guajolotes y patos, e, incluso, a estas aves ya cocinadas o a sus huevos. Puede desarrollarse por alguna experiencia traumática que haya involucrado a estos animales.


Araquibutirofobia: Es el miedo enfermizo a cacahuates y nueces, y a sus derivados, principalmente las mantequillas, por su consistencia densa y pegajosa, que puede adherirse al paladar o presentar dificultad para tragar. La razón de este temor es el desarrollar una reacción alérgica.


Macrofobia: Es el miedo y la ansiedad de esperar algo o a alguien por tiempos muy prolongados y en cualquier ambiente.


Genufobia: Se define como el miedo a las rodillas, ya sea las propias de la persona o las de los demás. Quienes padecen esta fobia no pueden ver ni tocar dicha parte del cuerpo en ningún contexto e, incluso, evitan hablar ella.


Cacofobia: Consiste en el miedo a la fealdad de objetos o personas. Es una fobia subjetiva pues lo que, para unos, es bello o bonito, para otros, puede no serlo. Es también el miedo a ser feo. Quien padezca de esta fobia le tendrá terror a todo aquello que considere feo.


Ergofobia: De broma, quizá, muchos dirán que “padecen esta fobia”, ya que es el miedo irracional al entorno laboral, que incluye desde el momento de acudir al sitio de trabajo, desempeñar las funciones o ciertas tareas, los compañeros, etcétera. Por supuesto, esta fobia es un tema serio y no se compara, para nada, con la flojera o disgusto que todos hemos llegado a sentir en algún momento por nuestro trabajo, por distintas situaciones. Las posibles causas de esta fobia pueden ser una experiencia traumática, como una situación de esclavitud, por ejemplo, o el hecho de tener miedo a fallar.


Nomofobia: Es una fobia relativamente nueva, pues tiene que ver con la adicción a los teléfonos móviles. Es el terror a no tener cerca o al alcance el celular y, por ende, a estar desconectado o ‘incomunicado’. La ansiedad puede presentarse, incluso, a los pocos minutos de alejarse del dispositivo. El término proviene de la contracción de la frase en inglés “no-mobile-phone-phobia”.


Crometofobia: Es la tacañería en un nivel extremo, pues se trata del terror a gastar dinero, generando angustia o ansiedad hasta por compras pequeñas o necesarias. Este trastorno puede tener su origen en experiencias pasadas de pobreza o carencia extrema, de modo que la persona teme regresar a ese modo de vida.


Caliginefobia: También llamada Complejo de Licea o Venustrofobia, es el miedo irracional a la belleza, particularmente a la femenina. Este problema puede producirse por algún trauma que involucró a una persona o mujer muy hermosa, y no debe confundirse con la timidez y los nervios que se llegan a sentir al estar frente a alguien que nos gusta.


Turofobia: Es la ansiedad y malestar intensos que se producen cuando se ve, huele o se está cerca del queso o de algún platillo que lo contenga como ingrediente.


Optofobia: Es el miedo desesperado a abrir los ojos después de haberlos cerrado por cualquier circunstancia. Quienes la padecen, amanecen todos los días bajo un cuadro de ansiedad. Otra fobia asociada con los ojos es la omatofobia, que es el terror a mirar dicha parte del cuerpo, ya sea en persona o hasta en fotos o en la televisión.


Koumpounofobia: Es el miedo a los botones de vestir. Quienes la padecen, como, en su momento, Steve Jobs, optan por prendas que carezcan de ellos, o bien, que tengan cremalleras u otro tipo de cierre.


Ostraconofobia: Es el miedo irracional a los mariscos, incluyéndolos antes de convertirse en alimento, es decir, crustáceos, moluscos y equinodermos vivos. Se desarrolla, quizá, por el temor a sufrir una intoxicación.


Pteronofobia: Es el terror a recibir cosquillas producidas por una pluma de ave. Se origina por algún episodio traumático en la niñez.


Lacanofobia: Se refiere al terror hacia los vegetales, al grado de que ni siquiera pueden verlos, tocarlos, estar cerca de ellos ni, mucho menos, comerlos.


Escriptofobia: Es la ansiedad extrema por escribir en público o delante de otra persona, esto incluye la imposibilidad de expedir una simple firma frente alguien más.


Ombrofobia: Se le conoce, también, como pluviofobia, y es el miedo extremo a la lluvia y/o a mojarse con ésta. Cuando el terror abarca otros fenómenos involucrados, como las fuertes tormentas, los rayos y los relámpagos, se habla de brontofobia.


Eufobia: Es, tal vez, la fobia más extraña e incomprensible que existe. Y es que es el miedo enfermizo a recibir buenas noticias.


Dextrofobia: Es el terror causado por el lado derecho del cuerpo, incluyendo órganos, extremidades y hasta accesorios que se coloquen de ese lado. El miedo irracional hacia todo lo del lado izquierdo o los zurdos se denomina levofobia.


Filemafobia: Las personas con este trastorno, seguramente, tienen serios problemas para establecer y mantener relaciones románticas, y para demostrar aprecio de sus seres queridos, ya que es el terror a dar o recibir besos en cualquier parte del cuerpo; sin embargo, no tienen problema en ver este acto en terceras personas.


Esta pequeña selección nos deja ver que, prácticamente, se le puede tener verdadero terror a cualquier cosa, incluso, a aquellas que son cotidianas, además de que permite reflexionar acerca de qué tan complicada puede ser la vida de las personas que padecen este tipo de miedos.



Comments


bottom of page