top of page
Buscar

Nobel patenta la dinamita



Al inicio de la década de 1860, el químico sueco Alfred Nobel se había interesado por experimentar con la nitroglicerina, una sustancia compuesta por ácido nítrico y glicerina, que es un explosivo muy potente, demasiado inestable y difícil de manejar y transportar. Y es que hacía tiempo que se buscaba un sustituto para la pólvora, que fuera más eficiente en los trabajos de minería y construcción.


Cierto día, mientras Nobel continuaba con sus experimentos, hubo una gran explosión en su fábrica, en la que falleció su hermano. A raíz de tal episodio, se prometió encontrar la forma para estabilizar a la nitroglicerina. En 1866, descubrió que la clave era mezclarla con la diatomea o tierra de diatomeas, un sustrato compuesto por microfósiles de algas, capaz de absorber la nitroglicerina y regular su potencia según el porcentaje presente de ésta, desde el 20 al 60 %. De esta forma, y añadiendo un detonador a distancia, creó un explosivo más seguro de usar y almacenar.


El 26 de mayo de 1867, registró la patente de su invento, al que, en principio, bautizó como ‘pólvora explosiva Nobel’; sin embargo, posteriormente, lo llamó dinamita, tomando como referencia la palabra griega dynamis, que significa ‘poder’. Gracias a esto, se hizo de una gran fortuna, la cual, después de su muerte, en 1896, sirvió para crear a la premiación que lleva su nombre.

Comentários


bottom of page