top of page
Buscar

Pruebas médicas que se pueden realizar en el hogar



Son, también, conocidas como pruebas de uso doméstico, y, por lo general, son kits que se pueden adquirir en internet, en farmacias e, incluso, en supermercados locales. Estas pruebas tienen diversas funciones, como detectar, evaluar y realizar el seguimiento de ciertas enfermedades y/o condiciones, con la ventaja de que se pueden realizar desde la comodidad del hogar.

 

Algunas de las pruebas más comunes son: de embarazo, de glucosa, de sangre oculta en heces, pruebas para enfermedades infecciosas, entre otras.

 

Por lo regular, las pruebas de uso doméstico son diseñadas para que sean fáciles de usar, arrojen resultados de manera rápida y sean sencillas de interpretar. Sin embargo, varias cosas pueden afectar la precisión de la prueba, incluidos el tipo y la marca, y la forma en que el usuario la almacena, cómo interpreta los resultados y qué tan estrictamente sigue las indicaciones.

 

Por ejemplo, las pruebas de embarazo caseras son conocidas por tener una alta precisión cuando se usan correctamente, incluso, llegando a superar el 99 %. Las pruebas de glucosa, también, son bastante precisas y son herramientas esenciales para las personas con diabetes, que necesitan monitorear sus niveles de azúcar de forma regular.

 

No obstante, en el caso de las pruebas de enfermedades infecciosas, como el VIH o la hepatitis, la precisión puede ser ligeramente menor en comparación con las pruebas realizadas en un laboratorio, pero aun así proporcionan una buena indicación preliminar.

 

La mayoría de los kits de prueba requiere que se aplique una muestra de un fluido corporal (como sangre, orina o saliva) según las indicaciones. La ventaja de las pruebas médicas caseras es que se pueden completar de inmediato. Aunque muchos kits se pueden comprar sin receta, se debería consultar con un médico experto, para que determine qué pruebas son más adecuadas para la necesidad de la persona.

 

Las pruebas de diagnóstico caseras pueden identificar causas hormonales de síntomas crónicos, como fatiga, dolores de cabeza o problemas digestivos; también, pueden detectar deficiencias dietéticas y enfermedad celíaca; incluso, pueden evaluar el nivel de hemoglobina glicosilada en la diabetes.

 


Uno de los recursos más valiosos en la industria de la salud es el tiempo, y los problemas de movilidad que enfrenta la población de edad avanzada han contribuido a la expansión de las opciones de pruebas en el hogar, un patrón que, posterior a la pandemia, se ha fortalecido mucho más.

 

Si el resultado parece fuera de lo común o grave, piense en realizar una segunda prueba, para confirmarlo. Se recomienda hablar con un experto médico, para repasar el resultado y decidir qué hacer a continuación, ya que, para un diagnóstico preciso, podrían ser necesarias más pruebas en un entorno clínico. Observar las indicaciones médicas; por ejemplo, si se están realizando pruebas para detectar una enfermedad infecciosa, como COVID-19, se debe prestar atención a las recomendaciones de salud pública sobre notificación de contactos y aislamiento.

 

Es fundamental tener en cuenta que las pruebas caseras, a menudo, pretenden ser una evaluación inicial, por lo que un resultado positivo o negativo no siempre implica una condición significativa o concluyente. Es necesario examinar las instrucciones del kit para comprender la importancia del resultado y las sugerencias del fabricante. La confiabilidad de las pruebas médicas en el hogar depende de varios aspectos, como la calidad del producto, el cumplimiento de las instrucciones de uso y el diseño de la prueba.

 

Por ejemplo, las pruebas de embarazo caseras tienen un alto grado de fiabilidad, que va del 75 % al 97 %, y hasta el 99 % en caso de un resultado positivo. Es preciso tener en cuenta que estos números podrían cambiar. La confiabilidad de otras pruebas puede ser inferior a la de las pruebas realizadas en laboratorios clínicos, como las pruebas de enfermedades infecciosas.

 

Se considera que las pruebas médicas caseras poseen beneficios adicionales sobre los estudios realizados en laboratorios o clínicas, por ejemplo: la comodidad, ya que no es necesario trasladarse para realizarse la prueba; la privacidad, se pueden manejar tranquilamente los problemas de salud con el personal médico directamente; ahorro de tiempo, no es necesario tener que esperar para el resultado; detección temprana, permiten diagnosticar o evaluar enfermedades antes de que se manifiesten los síntomas, ayudando a obtener un tratamiento más temprano y eficaz; monitoreo de condiciones crónicas, facilitan el seguimiento regular de enfermedades, como la diabetes o la presión arterial alta; y, por último, la accesibilidad, pues se pueden obtener en tiendas físicas u online.

 


Es importante tener en cuenta que las pruebas caseras nunca deben usarse en lugar de un diagnóstico médico calificado, sino sólo como herramienta de detección inicial.

 

Asimismo, existen nuevos dispositivos de diagnóstico, seguimiento y tratamiento, los cuales son posibles gracias a las pruebas médicas, la tecnología portátil, los teléfonos inteligentes y otros avances tecnológicos. Los nuevos enfoques tienen como objetivo prevenir enfermedades y mejorar la salud y el bienestar general. Los métodos de pruebas de diagnóstico mejorados ayudan a rastrear enfermedades crónicas y determinar la probabilidad de desarrollar nuevos trastornos.

 

Por ejemplo, recientemente, se ha implementado una prueba para analizar la microbiota intestinal, con la finalidad de mejorar la nutrición, la cual, además, proporciona recomendaciones dietéticas personalizadas y apropiadas para la composición de la microbiota; al vincular un dispositivo portátil que extrae sangre mediante una punción en el dedo, a una aplicación móvil, los consumidores pueden obtener hallazgos que sugieran su próximo curso de acción, recibir consejos médicos e, incluso, compartir información con proveedores de atención médica. Los monitores cardíacos son dispositivos de seguimiento de arritmias, que pueden realizar electrocardiogramas (ECG) en menos de 30 segundos y conectarse a un teléfono inteligente; cuando el usuario presiona el dispositivo con el dedo, el ECG se envía directamente a los técnicos médicos, para que puedan identificar patrones y hacer diagnósticos.

 

Comentarios


bottom of page