top of page
Buscar

Películas que nos hacen temerle a la inteligencia artificial



La inteligencia artificial (IA) es una tecnología enfocada en desarrollar máquinas autónomas que imiten la capacidad mental y racional humana. El objetivo principal de su creación es que dichas máquinas, robots o autómatas facilitaran o agilizaran la realización de ciertas tareas.


Sin embargo, el rápido avance de esta tecnología, con prototipos extremadamente sofisticados, precisos y realistas, que se asemejan, incluso, a una persona, ha hecho que la IA sea considerada como el “hombre del futuro”, creando temor, como si se tratara de una distopía, de que, algún día, estos cerebros tecnológicos se apoderen del mundo.


A continuación, presentamos algunas películas cuyo tema principal es ese “lado oscuro” de la IA, que invitan a reflexionar sobre qué tan sofisticadas y autónomas, en realidad, queremos que sean estas máquinas.



Terminator (1984)

Es el año 2029 y el mundo está dominado por las máquinas y los androides. Los humanos se han rebelado contra ellos, teniendo como líder a John Connor, nacido en la década de 1980. Para acabar con la rebelión, las máquinas envían al pasado a un robot exterminador, con la misión de eliminar a Sarah Connor, la madre de John, para impedir que éste nazca.






Ex Machina (2014)

Presenta una realidad en la que los robots tienen conciencia y sentimientos. Caleb, un programador de una empresa de tecnología, es seleccionado por su jefe, Nathan, para que pase siete días encerrado con él, en un edificio, analizando a su última creación: AVA, un robot antropomorfo con aspecto de mujer (ginoide). Durante su estancia, Caleb se da cuenta de que AVA tiene inteligencia y cualidades humanas, y que es sometida por su creador. Al final, la robot escapa del edificio y se incorpora a la multitud, caminando, como si fuera un humano más. Ganó un Óscar por mejores efectos especiales.



A. I. Inteligencia Artificial (2001)

Escrita y dirigida por Steven Spielberg. En un mundo futuro, devastado por un desastre natural que hizo que los recursos se redujeran drásticamente, la humanidad convive con una raza de androides capaces de imitar los pensamientos y emociones humanas. Debido a la escasez de recursos, es difícil conseguir un permiso para tener un hijo, por ello, se ha creado un prototipo de niño-robot, llamado David, para quienes desean convertirse en padres. David debe estar a prueba y, para ello, es enviado con una pareja cuyo hijo humano está aislado debido a una enfermedad. La madre activa un mecanismo en David que hace que él la ame, ya que ella había desarrollado ya un cariño hacia él. Cuando el hijo de la pareja se recupera y se reincorpora a la familia, comienza una rivalidad entre ambos niños, donde queda en evidencia que David, así como es capaz de amar, también, lo es de odiar. Como dato curioso, la película está basada en la novela de ciencia ficción Los juguetes duran todo el verano, de Brian Aldiss, e incorpora elementos del relato italiano Las aventuras de Pinocho.



Blade Runner (1982)

Presenta un siglo XXI en el que se ha creado una especie de robots humanoides (Nexus-6), llamados Replicantes. Estos trabajan como esclavos en la Tierra y en colonias exteriores de ésta. El problema viene cuando estas máquinas se dan cuenta de que poseen fuerza y capacidades superiores y deciden rebelarse, por lo que las brigadas de policía humanas ponen en marcha un programa para desterrarlas. Los Blade Runners son los encargados de perseguir a los robots que no acaten las reglas.






2001: Una odisea del espacio (1968)

Podría catalogarse como la película de ciencia ficción por excelencia. Son de esas entregas que necesitan verse personalmente, para entender su trama y atmósfera, así como lo que el director (Stanley Kubrick) intentó plasmar. Básicamente, plantea la premisa de lo que sucedería si los sistemas inteligentes a los que confiamos ciertas tareas de nuestra vida se rebelan. Un grupo de astronautas viaja a bordo de una nave espacial dotada con inteligencia artificial, la HAL 9000, que, en un momento, comienza a cambiar su comportamiento, desobedeciendo la voluntad de los tripulantes.





El hombre invisible (2020)

Esta película no trata precisamente sobre la amenaza que podrían representar lo androides contra la humanidad; más bien, habla sobre los terribles actos que el hombre es capaz de cometer gracias a la alta tecnología. Y es que trata sobre una mujer que es atormentada hasta la locura por una entidad que, al principio, parece ser un fantasma; sin embargo, para no dar spoilers, la razón tiene que ver más con la inteligencia artificial y no con lo sobrenatural.





M3GAN (2023)

Gemma es una joven ingeniera robótica que crea a M3GAN, una muñeca androide, pensada para ser la mejor amiga y compañera de los niños, al mismo tiempo en que sirve de nana, aligerando la labor de los padres ocupados. Por otro lado, Gemma recibe la custodia de su sobrina huérfana de nueve años, con quien se le dificulta entablar una relación debido a que no se siente lista para desempeñar el papel de madre. De este modo, le regala un prototipo de la muñeca. Los problemas inician cuando ésta comienza a operar de manera autónoma, con instintos sobreprotectores, atacando implacablemente a todo lo que considere una amenaza para la niña y rebelándose, incluso, contra su creadora.


Ella (2013)

Aunque esta película no muestra un escenario apocalíptico, su trama invita a reflexionar sobre qué tan reales y “humanas” pueden sentirse las máquinas o dispositivos de inteligencia artificial, al grado, incluso, de desarrollar sentimientos hacia ellos. Theodore es un hombre solitario, quien está a punto de divorciarse. Cierto día, compra un sistema operativo inteligente, diseñado para satisfacer las necesidades del usuario, que se expresa a través de una voz femenina (tipo Siri o Alexa); su nombre es Samantha. Al interactuar constantemente con ella, se crea una relación romántica entre ambos.





Yo, Robot (2004)

Es el año 2035 y los humanos viven en completa armonía con los robots, donde estos últimos son la principal fuerza laboral y se conducen bajo las normas cívicas de las tres leyes de la robótica, las cuales establecen que los robots no pueden dañar a los seres humanos, que deben cumplir las órdenes que éstos les dan, y que deben proteger su propia existencia siempre y cuando no entren en conflicto con la especie humana. El detective Del Spooner, interpretado por Will Smith, no confía en los robots, ya que sospecha que no son tan fieles como aparentan. Dicho pensamiento se refuerza cuando el científico creador de los androides aparece muerto a causa de un supuesto suicidio. Del Spooner se da a la tarea de investigar el crimen y sospecha que el responsable es una máquina inteligente.


Metrópolis (1927)

Fue, quizá, la primera película en plantear un mundo futurista que describía la vida en presencia de la inteligencia artificial y el alto potencial de ésta. Sin duda, es una cinta adelantada a su tiempo, con el mérito de un complejo argumento excelentemente desarrollado en formato mudo, que todo fanático de estos temas y apasionado del cine debería conocer. La trama se desarrolla en el año 2026, en una enorme ciudad, llamada Metrópolis, en donde la población está dividida en dos sectores: la élite, que vive en la superficie, y los trabajadores, quienes habitan en un gueto subterráneo, en incomodidades y asegurándose de que todos los sistemas funcionen para hacer posible la vida privilegiada de la parte de arriba. El hijo del dueño de la ciudad se enamora de una chica obrera, María, por lo que decide unirse a su causa de rebelión pacífica. Su padre, temiendo una revolución violenta, acude con un científico, quien le proporciona un autómata que puede imitar tanto la conducta como la apariencia de una persona. El dueño de la ciudad le ordena al robot suplantar la identidad de María, para que incite una revuelta entre los obreros, pero esos no son los únicos fines para los que es usado.


Cerramos la nota, invitándolo a reflexionar sobre el mito griego de Prometeo o la novela de Frankenstein, historias clásicas que demuestran lo que puede pasar cuando el ser humano intenta colocarse en el papel de creador.




Comments


bottom of page