top of page
Buscar

Todo, en esta vida, tiene una vida… hasta los productos


Sepa cómo interpretar las fechas de caducidad y de consumo preferente



El etiquetado es un elemento fundamental de los productos envasados, especialmente de los alimentos, bebidas, medicamentos y cosméticos, cuya función es intentar brindar protección y garantía, al consumidor, sobre el producto en cuestión, pues contiene información importante acerca de éste, como sus características nutricionales, los ingredientes, instrucciones de uso y advertencias.


La NOM-051-SCFI/SSA1-2010, Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados – Información comercial y sanitaria, establece que los fabricantes, además de lo anterior, deben incluir en las etiquetas la fecha de caducidad o de consumo preferente, la cual no debe alterarse bajo ninguna circunstancia.


Es preciso aclarar que la fecha de caducidad y la de consumo preferente no son ni significan lo mismo, por lo que es importante saber diferenciarlas e interpretarlas, para tomar las decisiones adecuadas respecto a un producto que tengamos en casa, que ya haya superado la fecha indicada.


Fecha de caducidad

De acuerdo con la NOM antes referida, es la fecha límite en la que se considera que se reducen o eliminan las características sanitarias y de calidad que debe reunir, para su consumo, un producto preenvasado, almacenado en las condiciones sugeridas por el responsable del mismo, por lo que, después de esa fecha, dicho producto no debe comercializarse ni consumirse. Es decir, indica el límite hasta el cual el alimento es seguro de consumir, por lo que, si se ingiere una vez pasada la fecha marcada, puede ser peligroso para la salud.


La fecha de caducidad busca advertir al consumidor, con el fin de evitar los riesgos asociados a la ingesta de alimentos en mal estado y minimizar la responsabilidad legal de los fabricantes ante posibles problemas de seguridad alimentaria. Aparece impresa en alimentos muy perecederos, como el pescado o los elaborados a partir de éste, la carne fresca, la leche, frutos y verduras, entre otros.


Recomendaciones

·       Antes de adquirir un producto, verificar que el envase o empaque no esté dañado, alterado o abierto; y asegurarse de que no esté caducado ni esté próximo a vencerse.


·       Al ser productos delicados, es muy importante seguir las instrucciones de almacenamiento, ya sea de congelación o refrigeración, para que duren hasta la fecha de caducidad indicada; de lo contrario, puede que se deterioren antes y se corre el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria.


·       Al congelar inmediatamente y de la forma correcta un alimento cerrado, recién comprado y fresco, se puede alargar su conservación más allá de la fecha de caducidad marcada; esto, siempre que se sigan las instrucciones del fabricante.


·       De igual manera, una vez abierto un producto con fecha de caducidad, haga caso a las recomendaciones de conservación y consumo en el etiquetado.


·       Por supuesto, evitar consumir alimentos o bebidas con fecha de caducidad vencida. Si bien es cierto que hay ocasiones en las que ciertos productos podrían consumirse un día o dos después, se recomienda verificar su estado, oliéndolos y observando su textura o apariencia.



Fecha de consumo preferente

Es la fecha en la que, bajo determinadas condiciones de almacenamiento, expira el período durante el cual el producto preenvasado es comercializable y mantiene las cualidades específicas que se le atribuyen tácita o explícitamente, sin embargo, después de ella, el producto preenvasado puede ser consumido. Dicho de otro modo, establece el momento hasta el cual el alimento conserva la calidad prevista o indicada, o sea, sus características organolépticas, como el sabor, el aroma y la textura, pero su ingesta aún es segura siempre que se respeten las instrucciones de conservación y el envase no esté dañado.


La fecha de consumo preferente se coloca en diversos alimentos refrigerados, congelados, desecados –como la pasta y el arroz–, enlatados y de otro tipo, como el aceite vegetal y de oliva, chocolate, sal, azúcar, miel, vinagre, salsa de soya, lentejas, garbanzos, entre otros.


Recomendaciones

·       Al abrir un alimento etiquetado con fecha de consumo preferente, se deben seguir las instrucciones del fabricante en cuanto a las medidas posteriores de almacenamiento y consumo; por ejemplo, hay productos que aclaran que, una vez abiertos, se deben consumir en un máximo de tres días.


·       Por otro lado, pese a que, aun pasada la fecha, el producto cerrado siga siendo seguro de consumir, hay ocasiones en las que se ha dejado pasar tanto tiempo que, probablemente, sea momento de desecharlo. La recomendación es que, antes de tirarlo, se compruebe si aún tiene buen aspecto, si huele bien y si el envase está intacto.



Medicamentos y cosméticos

Estos productos tienen una fecha de caducidad, mas no de consumo preferente, ya que, si los fármacos se ingieren o administran después de la fecha indicada de vencimiento, no sólo no tendrán el efecto esperado en el organismo, sino que, más grave aún, pueden causar reacciones negativas. Lo mismo sucede con los cosméticos; si se aplican una vez ya caducados, pueden ocasionar daños en la piel.


En el caso de los medicamentos, al igual que los alimentos, la fecha de caducidad viene impresa en el empaque, acompañada de la abreviación CAD. En los cosméticos y productos de higiene corporal, puede presentarse de dos maneras: la primera, similar a los anteriores, con la abreviación CAD, EXP (de ‘expiración’) o VAL (de ‘válido’); la segunda, con el ícono de un tarro con la tapa abierta, y, en su interior o a un lado, un número, seguido de la letra M, de meses. Este es el símbolo del PAO, siglas en inglés de Period After Opening (Período después de abrir), que indica el tiempo de vida útil del producto a partir de que fue abierto por primera vez. Así, por ejemplo, si una crema corporal dice 12M, significa que una vez abierta, su vigencia es de 12 meses.


De igual manera, para evitar el deterioro de medicamentos y cosméticos antes de tiempo, las etiquetas indican que deben conservarse en un lugar fresco y con poca luz, lejos de las altas temperaturas y la humedad.


¡Por su salud, verifique las fechas de todos sus productos!

コメント


bottom of page