top of page
Buscar

Arresto de la familia Frank



Luego de pasar 760 días escondida en un departamento oculto detrás de un librero, en un edificio de comercios ubicado en Ámsterdam, el 4 de agosto de 1944, Ana Frank y su familia (padre, madre y hermana), junto con otros cuatro judíos, fueron descubiertos, arrestados y trasladados a diferentes campos de concentración nazis.

Al principio, y por mucho tiempo, se sospechó que el allanamiento del inmueble se dio a partir de la traición de un empleado de uno de los negocios que ahí operaban, quien llamó anónimamente a la Gestapo, para delatar a los escondidos; no obstante, nunca se pudo probar esa hipótesis. Además, investigaciones posteriores plantearon otro posible escenario de lo que pasó aquel viernes, el cual señala que el descubrimiento ocurrió por casualidad. Resulta que en el edificio había comercios que infringían las leyes de empleo impuestas por los nazis, así como otros que traficaban cupones de racionamiento de alimentos; por lo tanto, se cree que la redada ocurrió, en realidad, con fines de inspeccionar esas irregularidades y que la policía dio con los clandestinos accidentalmente. Aunque tampoco se tiene certeza sobre esa versión, suena más lógica para los detectives e historiadores, pues la inspección policial tardó más de dos horas, tiempo que resulta excesivo si ya hubieran sabido con antelación que ahí había refugiados.

De los ocho detenidos, sólo Otto Frank, el padre de Ana, sobrevivió a los horrores de la guerra, y fue él quien, en 1945, regresó al edificio y recuperó el diario de su hija, cuya última entrada data del primero de agosto.

Comentarios


Los comentarios se han desactivado.
bottom of page